top of page

¿Por qué se fue y hacia dónde se dirigió Quetzalcóatl?


Sobre la última vez que se le vio en la tierra hay dos versiones:

1.- Se alejó en su balsa de serpientes.

«… que se llama coatlapechtli, y en ella entró y asentose como en una canoa, y así se fue por la mar navegando, y no se sabe cómo y de qué manera llegó al dicho Tlapallan…». Fuente: “Historia general de las cosas de la Nueva España”.

2.- Se prendió fuego por sí mismo y se elevó.

“Entonces fija la vista en Tula, y al momento se pone a llorar, como sollozando, llora, dos torrentes de granizo escurren: Su llanto que en su faz se desliza; su llanto con que gota a gota viene a perforar las piedras (…). Cuando llegó a la orilla del mar divino, al borde del luminoso océano, se detuvo y lloró. Tomó sus aderezos y se los fue revistiendo: su atavío de plumas de quetzal, su máscara de turquesas. Y cuando estuvo aderezado, él, por sí mismo, se prendió fuego, y se encendió en llamas. Por esta razón se llama el Quemadero, donde fue a arder Quetzalcóatl. Y es fama que cuando ardió y se alzaron sus cenizas, también se dejaron ver y vinieron a contemplarlo todas las aves del bello plumaje que se elevan y ven el cielo: La guacamaya de rojas plumas, el azulejo, el tordo fino, de amarillo plumaje y, en suma, toda ave de rica pluma. Cuando cesaron de arder sus cenizas, ya a la altura del corazón de Quetzalcóatl, en el entró. Los viejos dicen que se mudó en lucero del alba, el que aparece cuando la aurora. Vino entonces, apareció entonces, cuando la muerte de Quetzalcóatl. Esta es la causa de que lo llamen ‘El que domina en la aurora’. Y dicen más: Que cuando su muerte, por cuatro días sólo no fue visto, fue cuando al Reino de la Muerte fue a vivir, y en esos cuatro días adquirió dardos, y ocho días más tarde vino a aparecer como magna estrella. Y es fama que hasta entonces se instaló para reinar”. Fuente: GARIBAY K., Ángel María (1953). Historia de la Literatura Náhuatl

.

.

.

20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page